Preservativo

 

 

 

PRESERVATIVO MASCULINO

El preservativo masculino es una funda para cubrir el pene y evitar embarazos no deseados, la transmisión del VIH y otras infecciones de transmisión sexual. Puede ser de látex (goma), que es el de uso más común, o sintético de poliuretano (plástico), para los casos de alergia al látex.

 

¿Es eficaz el preservativo para evitar la transmisión del VIH?

SÍ. Los preservativos son una forma eficaz de protección frente al VIH y otras ITS siempre que se usen de forma correcta y sistemática en todas las relaciones sexuales con penetración (vaginal, anal u oral).

Estudios de laboratorio indican que los preservativos de látex constituyen una barrera física efectiva que impide el paso de microorganismos u otras partículas del tamaño del virus. Protegen frente a la transmisión del VIH, otras infecciones de transmisión sexual y embarazos no deseados. Las posibles roturas y deslizamientos del preservativo se deben más a fallos del usuario que al producto en sí. Es importante respetar la fecha de caducidad, que esté homologado, no guardarlos en sitios que tengan temperaturas elevadas y vigilar no romperlo al abrir el envoltorio. También existen preservativos de poliuretano para personas alérgicas al látex. En el caso de usar lubricantes, deben ser siempre lubricantes de base acuosa. No se deben utilizar aceites grasos como lubricación (vaselina, cremas o lociones corporales).

 

¿Cómo se utiliza el preservativo masculino?

Es importante:

  • Comprarlos en farmacias, o en otros lugares que ofrezcan garantía.
  • Comprobar que estén en buen estado, la fecha de caducidad y que estén homologados por la autoridad sanitaria y con marcado CE.
  • Protegerlos del calor, la luz y la humedad excesiva (ojo con las carteras y las guanteras de los coches, los cambios de temperatura los pueden deteriorar)
  • Guardarlos en lugares frescos y secos.

Y seguir adecuadamente los pasos para una correcta utilización:

  • Abrir el preservativo con cuidado de no dañarlo con uñas, anillos y dientes.
  • Una vez abierto, antes de colocarlo, comprobar si el preservativo está al derecho o al revés (esto se puede hacer soplando un poco dentro del preservativo para ver hacia que lado lo tenemos que desenrollar).
  • Colocar el preservativo sobre el pene en erección, antes de cualquier penetración vaginal, anal u oral.
  • Presionar la punta del depósito del preservativo para expulsar el aire y dejar espacio para el semen. Si el preservativo no lleva depósito, éste debe hacerse al colocarlo, dejando un espacio libre de 1 a 2 cm. de largo en la punta del pene.
  • Desenrollar el preservativo hasta cubrir completamente el pene.
  • Usarlo durante toda la penetración.
  • Es aconsejable lubricar el preservativo una vez puesto para facilitar la penetración. Muchos ya vienen con el lubricante incorporado, pero si no es suficiente se pueden comprar en las farmacias, teniendo en cuenta que sean solubles en agua, ya que los aceites pueden estropear el látex del preservativo.
  • Después de eyacular, antes de que la erección disminuya, hay que retirar el pene sujetando el preservativo por la base.
  • Comprobar que no se ha roto (llenándolo de agua o presionando el depósito), anudarlo y tirarlo a la basura, nunca al WC ni a la calle (hay que tener en cuenta que los preservativos no son biodegradables).
  • Usar uno nuevo cada vez que se mantenga una relación sexual y si se cambia de práctica sexual (penetración vaginal, anal u oral).
Colocación preservativo masculino

Situaciones y causas de rotura de un preservativo

  • Aplicación de lubricantes oleosos.
  • Daños provocado por las uñas u otros objetos afilados.
  • Inadecuado espacio o presencia de aire en la punta del preservativo.
  • Existencia de piercing en los genitales.
  • Desenrollar incorrectamente el preservativo.
  • Conservación inadecuada.
  • Reutilización del preservativo.
  • Caducidad del preservativo.

 

PRESERVATIVO FEMENINO

¿Qué es el preservativo femenino?

Es un método de prevención alternativo al preservativo masculino, que protege frente a los embarazos no deseados, la infección por el VIH y otras Infecciones de Transmisión Sexual.

Consiste en una funda transparente de nitrilo, con dos anillos flexibles en ambos extremos, uno en el interior que permite la colocación dentro de la vagina y otro de un diámetro más grande que permanecerá en el exterior de la vagina cubriendo los genitales externos de la mujer.

 

 

¿Por qué un preservativo femenino?

 Porque puede aportar a un número considerable de mujeres un grado de autonomía mayor que el preservativo masculino y por tanto, contribuir a aumentar el control que tienen de su fertilidad y sexualidad.

Entre las ventajas del preservativo femenino hay que destacar:

  • Está hecho de nitrilo, por lo que es una buena opción para quienes tienen alergia al látex.
  • Es transparente, suave y resistente.
  • Puede permitir juegos eróticos previos y posteriores a la penetración sin necesidad de interrumpir la relación sexual, ya que puede insertarse desde el principio de la relación, incluso hasta 8 horas antes, puesto que no necesita que el pene esté en erección para su colocación.
  • Permite mantener relaciones sexuales en cualquier posición sin que se produzcan roturas o deslizamientos.
  • Posibilita no romper la intimidad y complicidad posteriores al fin de una relación sexual, puesto que no es necesario retirarlo inmediatamente después de la eyaculación.
  • Se puede usar con lubricantes a base de agua o aceite.
  • Viene muy lubricado, por lo que puede ser una solución en los casos de falta de lubricación.

 

Si desea localizar información relacionada con el contenido de esta página, utilice el buscador