Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Acceso a la página principalMinisterio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad

Notas de Prensa

El Gobierno aprueba el Plan Nacional de Inclusión Social, dotado con 136.600 millones de euros para cuatro años

  • Acuerdo en el Consejo de Ministros
  • El Plan es el primero de cuantos se han puesto en marcha en España que responde únicamente al compromiso político del Gobierno, y destinará 93 millones de euros al día a ayudar a las familias en situación de mayor vulnerabilidad
  • Por primera vez, se incorpora un objetivo transversal de lucha contra la pobreza infantil, y habrá un Fondo Extraordinario de 17 millones íntegramente dedicado a la atención a las necesidades básicas de los menores
  • El Plan cuenta con 240 medidas y se articula en tres objetivos estratégicos: Empleo, Sistema de Prestaciones y Servicios Básicos, además de un apartado específico de atención a todos los grupos que pueden encontrarse en riesgo de exclusión
  • El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad pondrá en marcha la primera Estrategia Nacional para Personas sin Hogar, para coordinar eficazmente la atención y la intervención  de las 23.000 personas que se encuentran en esta situación
  • El Plan de Urgencia Social, en colaboración con el Tercer Sector, cubrirá las necesidades básicas de personas en situación de  extrema necesidad
13 de diciembre de 2013. Dar respuesta a las necesidades sociales, mejorando la eficacia de nuestro sistema de protección y dirigiéndolo a las personas más vulnerables. Éste es el gran objetivo que persigue el Plan Nacional de Acción para la Inclusión Social 2013-2016, aprobado hoy por el Consejo de Ministros a propuesta de la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato.
 
El proyecto, elaborado en colaboración con ministerios, Comunidades Autónomas, entidades locales y, de manera especial, con el Tercer Sector de Acción Social, es un instrumento integrador de todas las políticas de lucha contra la pobreza y la exclusión social en España que, a la vez, da respuesta al compromiso de la Estrategia Europa 2020 de reducir entre 1,4 y 1,5 millones el número de personas en riesgo de sufrir esta situación. Se trata del primer Plan de Inclusión de cuantos se han puesto en marcha en España que responde únicamente al compromiso político del Gobierno, y no a un mandato de la Unión Europea.
 
El Plan de Inclusión, el primero que se presenta desde el Plan 2008-2010, cuenta con una estimación presupuestaria de unos 136.600 millones de euros para cuatro años. Esto supone más de 93 millones de euros al día para ayudar a las personas en situación de mayor vulnerabilidad.
 
TRES EJES ESTRATÉGICOS
 
El Plan parte de una radiografía completa y actualizada de las situaciones de pobreza y exclusión en España. Es evidente que la crisis ha repercutido en la capacidad económica de muchas familias, por lo que el Gobierno ha considerado necesario contar con este instrumento. Se ha articulado en 240 medidas, divididas en tres ejes estratégicos y un apartado específico dirigido a los grupos de población más vulnerables.
 
Los tres ejes son el empleo, la garantía de rentas mínimas y unos servicios básicos de calidad, especialmente para las personas con dificultades económicas.
 
1.    El primero persigue impulsar la inclusión a través del empleo.
 
Orientado, entre otras cosas, a la colaboración entre los servicios públicos de empleo y los servicios sociales.
 
Para los jóvenes, ya se han marcha la Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven, y en este marco, se pondrá os a poner en marcha un Portal Único de Empleo. Para los mayores de 45 años, se reforzarán los programas de reciclaje profesional.
Además, se consolidará la iniciativa Empresas Por una Sociedad Libre de Violencia de Género, a la que ya se han adherido 34 empresas y con la que han conseguido un empleo 477 mujeres.
 
2.    El segundo eje es la garantía de un sistema de prestaciones económicas para las personas más vulnerables.
 
En este contexto, se dará continuidad y se adaptará el programa PREPARA, que se mantendrá automáticamente en períodos de seis meses hasta que el desempleo baje del 20%.
 
Además, está prevista la reorganización las prestaciones no contributivas para mejorar evitar lagunas de cobertura, con una mayor coordinación de la información para incrementar su eficacia.
 
3.    El tercer eje es el compromiso con los servicios básicos, enfocados a la población más desfavorecida
 
En el ámbito de la educación, entre otras medidas, se impulsará la creación de planes de atención a la diversidad en centros educativos. También la progresiva incorporación de la FP Dual, una medida también enmarcada en el eje del Empleo, y el Plan propone incluir en los baremos de admisión en las escuelas de primer ciclo de Educación Infantil la valoración del riesgo de exclusión social.
 
En el de la Sanidad, se seguirán garantizando los medicamentos de manera gratuita a los parados de larga duración y otros colectivos con bajos ingresos, como los perceptores de rentas mínimas de inerción. Además, el Ministerio trabaja en un Espacio Sociosanitario Común, que mejorará la coordinación de los servicios sanitarios y sociales.
 
En Vivienda, el Plan contempla el apoyo a las familias con dificultades en el pago de la hipoteca. La Ley de protección a los deudores hipotecarios ya prevé la suspensión inmediata y por dos años de los desahucios a las familias en situación de especial riesgo de exclusión. Además, se consolidará el Fondo Social de Viviendas propiedad de las entidades de crédito destinadas a ofrecer cobertura a quienes hayan sido desalojados de su vivienda habitual por el impago de la hipoteca.
 
En Nuevas Tecnologías, se pondrá en marcha el Plan de Inclusión Digital y Empleabilidad, para dar acceso a Internet y a las TIC a las personas con pocos recursos.
 
POBREZA INFANTIL
 
Este Plan de Inclusión el primero que incorpora un objetivo transversal de lucha contra la pobreza infantil.
 
En este sentido, también por primera vez, el Gobierno cuenta con un Fondo Extraordinario de 17 millones de euros, íntegramente dedicado a luchar contra la pobreza infantil.
 
Para evitar que los niños se vean perjudicados por las dificultades económicas de las familias, está previsto reforzar la atención a los hogares con hijos en situación de privación material severa, a través de los servicios sociales. No se hará sólo con este Fondo, sino que ya se ha puesto en marcha, junto con las entidades sociales, un Plan de Urgencia Social, dotado para este año con 20 millones de euros, que está orientado a atender las situaciones de extrema necesidad de las familias, en especial las que tienen hijos menores.
 
Además, también junto con las entidades del Tercer Sector, se han aprobado numerosos proyectos financiados con cargo al IRPF orientados a la protección de los derechos de la infancia, prevención del maltrato infantil y para menores en dificultades, así como actuaciones para reforzar la ayuda a sus familias. En esta convocatoria han sido prioritarios, contarán con 25,6 millones de euros y está previsto que se mantengan.
 
Asimismo, se va a gestionar el Fondo Europeo de Ayuda a los Más Desfavorecidos, que facilita alimentos a las familias que los necesitan y que cuenta ya con 40 millones de euros sólo para el primer semestre de 2014
 
Por otra parte, se garantizará que la pobreza no sea la única justificación para una declaración de desamparo de los menores, con lo que se dará prioridad a la permanencia en la familia de origen.
 
También se reforzará el Fondo de Garantía de Pago de Alimentos a niños de familias vulnerables, cuando estén reconocidos en resolución judicial y se produzcan impagos.
 
GRUPOS VULNERABLES
 
A diferencia de los Planes anteriores, que se centraban en pocos colectivos, como los inmigrantes, el Plan de Inclusión aprobado hoy incorpora un apartado específico dirigido a la atención de los grupos más vulnerables: personas con discapacidad, mayores, en situación de dependencia, víctimas de la violencia de género, población gitana, víctimas de discriminación, reclusos o ex reclusos y personas sin hogar.
 
Para la atención de estas últimas, en el marco de este proyecto, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad diseñará y podrá en marcha la primera Estrategia Integral Nacional para Personas sin Hogar.
 
Se trata de un colectivo de alrededor de 23.000 personas en España, de acuerdo con datos del INE. La Estrategia será una herramienta para articular las políticas de prevención de estas situaciones y de atención a quien las sufre y, con ella, asegurar  sus derechos y su dignidad, así como una adecuada atención en todas las Comunidades Autónomas.
 
La Estrategia, inédita en nuestro país, ya es una realidad en países de nuestro entorno como Alemania, Francia, Reino Unido, Portugal, Suecia, Noruega, etc. Entre las medidas que incluirá destacan:
 
1.      Programas para establecer equipos multidisciplinares ambulantes de atención sociosanitaria en la calle, en colaboración con el Tercer Sector.
 
2.      Dispositivos de acogida en período de convalecencia para personas sin hogar con alta hospitalaria.
 
3.      Alojamiento temporal a personas sin hogar con el fin de prevenir o paliar su deterioro físico y sus problemas de salud, especialmente en casos de enfermedad mental o adicción al alcohol o drogas.
 
COLABORACIÓN CON EL TERCER SECTOR
 
La colaboración con el Tercer Sector de Acción Social es uno de los pilares en los que se asienta este Plan de Inclusión. No sólo ha colaborado en su elaboración, sino que muchos de los proyectos contemplados se llevarán a cabo de manera conjunta. Por tanto, desde el Gobierno se ha querido apoyar a estas organizaciones adquiriendo una serie de compromisos. En particular, elaborar una Ley del Tercer Sector y una nueva Ley Nacional del Voluntariado, que reconozca la importante labor de las personas que realizan este trabajo altruista.