Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Acceso a la página principalMinisterio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad

Notas de Prensa

Alfonso Alonso propone a los grupos parlamentarios alcanzar a partir de julio un acuerdo que refuerce la Dependencia como “pilar del Estado de Bienestar”

  • Intervención en el Pleno del Congreso de los Diputados
  • El ministro avanza que el cierre provisional del Sistema de Dependencia en 2014 indica que al cabo de estos últimos tres años han entrado en el modelo 302.000 nuevos dependientes
  • El total de beneficiarios se sitúa, por tanto, en más de 745.000 personas, 7.000 más que a finales de 2011 
  • Hace tres años, el Sistema de Atención a la Dependencia no sólo tenía menos beneficiarios que ahora, sino que ofrecía un nivel de cobertura 11 puntos inferior al que se registra en la actualidad
  •  Alonso se muestra partidario de buscar, a partir de julio, y desde el acuerdo con los demás grupos parlamentarios, “una mirada positiva” que fortalezca la Dependencia y permita mejorar aquellos aspectos susceptibles de mejora

18 de febrero de 2015. El ministro de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Alfonso Alonso, ha propuesto hoy a los grupos parlamentarios alcanzar un acuerdo a partir de julio de este año que permita reforzar un sistema, el de la Dependencia, que es “un pilar del Estado de Bienestar”, ya que los objetivos políticos al respecto son “compartidos”. Durante su intervención en respuesta a una interpelación del grupo socialista, el ministro ha recordado que el próximo mes de julio vencerá el calendario de aplicación de la Ley, tal y como constaba en su Memoria, y será entonces un momento propicio para analizar el funcionamiento del sistema y concretar posibles campos de mejora.

Alonso, en el Pleno del Congreso de los Diputados, ha adelantado, además, algunos de los datos del balance de cierre de 2014: a la espera de los números definitivos, el sistema de Dependencia terminó el ejercicio pasado con más de 745.000 beneficiarios con prestación efectiva, 7.000 más que al comienzo de la presente legislatura. Ha añadido que el 82% del total de personas dependientes ya cobran la prestación, lo que supone un nivel de cobertura 11 puntos por encima del registrado en 2011. En el caso de los dependientes en situaciones más graves, este nivel sube hasta el 88,2%.

Por tanto, según ha declarado el ministro, durante 2014 han seguido entrando beneficiarios en el sistema, alrededor de 77.600, de modo que a lo largo de la presente legislatura ya son algo más de 302.000 los dependientes que han accedido al sistema de Dependencia. En otras palabras: cerca del 40% de los beneficiarios con prestación se han incorporado al catálogo de servicios y prestaciones para dependientes durante los últimos tres años. Si a ello se suma que se ha ampliado el grado de cobertura del modelo, Alonso ha destacado que el sistema ni mucho menos se encuentra en “colapso”, a diferencia de lo que argumentan algunos partidos de la oposición.

Porque, además, ha señalado el titular de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, la lista de espera se sitúa ahora mismo en los puntos más bajos desde que comenzó a aplicarse la Ley: ésta se ha reducido en estos tres años un 48,5%, un 17% sólo en 2014. Por otra parte, “se aprecia una tendencia al alza en las afiliaciones de la Seguridad Social”, ha apostillado Alonso; es decir, la Dependencia, ahora, crea puestos de trabajo.

“UNA MIRADA POSITIVA HACIA EL FUTURO”

El ministro ha comenzado su intervención con un recordatorio de la situación que arrastraba el Sistema de Dependencia a finales de 2011: las Comunidades Autónomas sobrepasaban el plazo fijado en la Ley para reconocer la prestación; más de 305.000 personas formaban parte de la lista de espera, de los que un 57% eran grandes dependientes o dependientes severos; y se habían contabilizado 25.000 expedientes irregulares, 12.000 correspondientes a personas que ya habían fallecido. Asimismo, el sistema había acumulado una deuda con la Seguridad Social de más de 1.000 millones de euros. Un año antes, en 2010, el Gobierno anterior suprimió la retroactividad y estableció un ajuste de 234 millones de euros. Entretanto, seguían entrando beneficiarios. “La Dependencia, en 2011, necesitaba una mejora profunda y asegurar su viabilidad”, ha dicho el ministro.

Alonso ha negado que se hayan recortado derechos subjetivos de los ciudadanos, sino al contrario: se ha trabajado para su garantía, como lo demuestra que el servicio de asistente personal,  antes sólo válido para grandes dependientes, se ha generalizado ahora para todos los niveles de la Dependencia, con el potencial de creación de empleo que ello supone, así como la ganancia en calidad asistencial. El baremo de valoración, por su parte, se mantiene tal y como lo aprobó el Gobierno anterior.

La decisión de aplazar la entrada de los dependientes moderados abarcará hasta julio de este año, y será entonces cuando las aproximadamente 314.000 personas consideradas con dependencia moderada accederán al modelo, lo que contará con la ampliación de crédito de financiación que sea necesaria.

Por consiguiente, las medidas adoptadas por este Gobierno han perseguido principalmente la sostenibilidad de la Dependencia en un contexto de dificultad económica. Tal y como ha indicado el ministro, se ha simplificado la normativa para hacer más ágil la valoración, se ha mejorado la calidad de la atención al dependiente, se ha priorizado la asistencia a personas en circunstancias más graves y se ha avanzado mucho en prevención. Y siempre desde el acuerdo con las Comunidades Autónomas, en el seno del Consejo Territorial de Servicios Sociales y de Dependencia.

Otro de los ámbitos que ha experimentado una considerable mejora ha sido la transparencia: el proceso de regularización llevado a cabo por el IMSERSO ha propiciado el rescate de 39 millones de euros y la configuración de un nuevo sistema de información que, gracias a un doble control mensual y anual, detecta las irregularidades o anomalías.

En definitiva, el Sistema de Dependencia camina hacia la sostenibilidad después de la peor crisis que haya padecido España en décadas.

Con todo, ha recalcado Alonso, una vez aplicada la Ley, y el calendario al respecto fijaba hasta 2015 el radio de implantación de la misma, se podrá hacer un estudio del modelo y ver en qué aspectos se podría mejorar. El ministro ha propuesto a los grupos llegar a un acuerdo al respecto, pues en un pilar del Estado de Bienestar como la Dependencia, lo que importa y prevalece es “lanzar una mirada positiva hacia el futuro”.