Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Acceso a la página principalMinisterio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad

Notas de Prensa

El Gobierno aprueba el Plan de Apoyo a la Familia, un instrumento para mejorar la protección de las familias en todas las políticas y de forma transversal

  • Acuerdo en el Consejo de Ministros
  •  El Plan Integral de Apoyo a la Familia 2015-2017 está dotado con un presupuesto de 5.400 millones de euros en el primer ejercicio y cuenta con más de 225 medidas
  •  Las mujeres con dos o más hijos verán aumentada su pensión: a partir del 1 de enero de 2016, las que hayan tenido dos hijos tendrán un complemento del 5%; con tres, del 10% y con cuatro o más, un 15%
  •  Las mujeres perciben pensiones un 37% inferiores, de media, a la de los hombres, en gran medida por su mayor dedicación a la familia, y esta medida supone un reconocimiento a su labor
  •  Familias numerosas, monoparentales y aquellas con personas con discapacidad son colectivos prioritarios en el proyecto
  •  El Plan incluye una línea estratégica de apoyo a la maternidad, con medidas sociales, sanitarias, económicas o educativas, como la adaptación del período de escolarización para menores y jóvenes embarazadas y programas prevención de embarazos no deseados
  •  Las personas con responsabilidades familiares serán un grupo prioritario en las políticas de activación para el empleo 

14 de mayo de 2015. El Consejo de Ministros, a propuesta del ministro de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Alfonso Alonso, ha aprobado hoy el Plan Integral de Apoyo a la Familia. Un instrumento elaborado con las aportaciones de todos los Ministerios y del movimiento asociativo familiar, que integrará todas las políticas y acciones orientadas a las familias en el período 2015-2017. Este nuevo proyecto, que forma parte de la Agenda Social que está poniendo en marcha el Gobierno, cuenta con una estimación presupuestaria de 5.400 millones de euros el primer ejercicio y está formado por 227 medidas.

Entre ellas, destacan las dedicadas al apoyo a la maternidad y al reconocimiento del papel de las mujeres que deciden tener hijos. En la actualidad, las mujeres son las que, mayoritariamente, dejan de forma temporal su trabajo para atender a sus hijos. El 95% de las excedencias por cuidado de hijos corresponden a mujeres, y también son ellas las que más reducen su jornada laboral por este motivo. De hecho, el 73,2% de los contratos a tiempo parcial en España recaen en trabajadoras.

Esto repercute de forma directa no sólo en sus ingresos, sino también en el momento de la jubilación como una “doble penalización”. Es por esta mayor dedicación a la familia, en gran medida, por lo que las mujeres, en España, cobran una pensión un 37% inferior, de media, a la de los hombres. 

Para paliar esta situación, el Plan Integral de Apoyo a la Familia introduce un complemento a la cuantía de la pensión contributiva para las mujeres que hayan tenido dos o más hijos. 

Se trata de un complemento a la jubilación (o a la pensión de viudedad o de incapacidad) para las nuevas pensiones, de forma que el sistema de Seguridad Social reconozca la “aportación demográfica” de las familias como elemento clave para la sostenibilidad futura del sistema.

Esta iniciativas es inédita en nuestro país, aunque no en otros europeos, como Francia, que la incorpora a partir del tercer hijo. El complemento consistirá en un importe equivalente al resultado de aplicar a la pensión inicialmente calculada un porcentaje determinado:

  • Por haber tenido dos hijos será un 5%.
  • Por haber tenido tres hijos, un 10%.
  • Y por haber tenido cuatro o más, un 15%.

 Esta medida se aplicará a partir del 1 de enero de 2016.

DIAGNÓSTICO Y COLECTIVOS PRIORITARIOS

El Plan parte de un análisis de la situación socioeconómica de las familias, elaborado, por encargo del ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, por la cátedra de Políticas de Familia de la Universidad Complutense de Madrid. El diagnóstico apunta a la necesidad de hacer frente a la caída de la natalidad, el envejecimiento de la población y de dar una especial protección a ciertos grupos de familias. Algunos de los datos más relevantes son los siguientes:

La natalidad ha caído de los 700.000 nacimientos registrados en 1976 a los 425.000 en 2013, con una tasa de fertilidad de 1,3 hijos por mujer, por debajo de la tasa de reposición generacional (2,1) y una edad media de la mujer cuando tiene su primer hijo de 31,6 años. 

A la vez, se ha incrementado el número de hogares en España, con un descenso paralelo del número de miembros por hogar: hay 18,3 millones con 2,51 personas de media, aunque el núcleo mayoritario sigue siendo el formado por parejas con niños.

 Las familias con tres o más hijos disminuyen frente a las que tienen un hijo único, que forman ya tres millones de hogares.

 En cuanto a la situación económica, el 65% de los hogares declaran tener alguna dificultad para llegar a fin de mes, con mayor riesgo en familias numerosas y monoparentales, y el único grupo que ha aumentado su gasto medio desde el inicio de la crisis es el de los mayores de 65 años.

 Con estas premisas, el Plan identifica tres colectivos prioritarios:

 Familias numerosas, que representan 562.000 hogares en España, el 70% formado por familias con tres hijos y sólo el 10% por familias numerosas de categoría especial (más de cinco hijos).

 Familias monoparentales: 1,75 millones de hogares en España, en los que, en el 83% de los casos, la persona de referencia es una mujer.

Y familias con personas con discapacidad, 2,5 millones de personas en España con un grado de discapacidad igual o superior al 33%.

OBJETIVOS Y LÍNEAS ESTRATÉGICAS

 El Plan cuenta con 10 objetivos generales:

  • Desarrollar los principios que deben regir las actuaciones en materia de familia.
  • Avanzar en su protección social, jurídica y económica.
  • Afrontar los retos sociodemográficos relacionados con el envejecimiento y la baja natalidad, con apoyo a la maternidad.
  • Garantizar la sostenibilidad y cohesión social con apoyo a las familias.
  • Favorecer la solidaridad intergeneracional e intrafamiliar.
  • Construir una sociedad solidaria con las familias.
  • Dar apoyo preferente a las familias en situaciones especiales.
  • Erradicar las desigualdades con origen en la situación familiar.
  • Avanzar en un mayor conocimiento de la institución familiar.
  • Y evaluar los resultados y el impacto de las políticas de familia.

 Para su consecución, se desarrollarán siete líneas estratégicas, en las que se enmarcan las distintas medidas contempladas en el Plan:

  1. Protección social y económica de las familias.

    Para desarrollarlas, ya se han puesto en marcha algunas medidas, como las contenidas en la Reforma Fiscal (ayudas de 1.200 euros al año para familias numerosas y con personas con discapacidad a su cargo, asi como para familias monoparentales con dos hijos). 

     Con el nuevo Plan se considerará a las personas con responsabilidades familiares como colectivo prioritario en las políticas de activación para el empleo, así como en las de acceso a la vivienda. Y el Gobierno estudiará la mejora de la prestación de la Seguridad Social por hijo o mejor acogido a cargo.

     Se prestará especial atención social y económica a las familias en situación de pobreza severa con menores a cargo

  2. Conciliación y corresponsabilidad.

     Incluye iniciativas para el fomento de una mayor flexibilidad de la jornada laboral, con medidas como la bolsa de horas recuperables por necesidades puntuales de conciliación en la Administración.

     También se amplía la prestación para el cuidado de niños enfermos de cáncer o con cualquier otra patología grave, de manera que cubra también a los menores acogidos en cualquiera de sus modalidades.

     Además de avanzar en la racionalización de horarios y de impulsar las políticas empresariales familiarmente responsables, el Plan incide en la mejora de los derechos de conciliación de los autónomos y en analizar la necesidad de regular el teletrabajo.

  3. Apoyo a la maternidad y entorno favorable a la vida familiar.

     Además, se incluyen medidas dirigidas a mujeres, especialmente las jóvenes, como el impulso a programas de educación para la salud afectivo-sexual adaptados a los distintos niveles educativos, así como acciones para prevenir embarazos no deseados.

     Se promoverán iniciativas sociales de apoyo a mujeres embarazdas y madres en situación de vulnerabilidad o riesgo social.

    También se facilitará la formación de las menores embarazadas, adaptando de forma temporal su período de escolarización, y se pondrán en marcha iniciativas similares para que continúen sus estudios las jóvenes embarazadas que cursen estudios preuniversitarios, universitarios o de FP, de manera que la maternidad no suponga un obstáculo para proseguirlos.

     Se pondrá a su disposición un mapa de recursos de apoyo a la maternidad con información de todas las Comunidades Autónomas y entidades sociales.

  4. Parentalidad Positiva.

     Esta línea incluye apoyar la realización de programas sociales de educación familiar y crianza saludable y positiva de los hijos; así como consolidar la colaboración con la Federación Española de Municipios y Provincias para mejorar la intervención psicosocial y educativa con familias en el ámbito local, que se complementará con una guía de buenas prácticas para apoyar la intervención profesional con las familias y con medidas de apoyo educativo, formación, voluntariado e inclusión social. Asimismo, se impulsará la coordinación entre los centros educativos y los servicios sociales para prevenir y combatir el absentismo escolar.

  5. Apoyo a familias con necesidades especiales.

     Se consideran en este apartado, además de a los colectivos familiares antes mencionados, a quienes tienen enfermos graves, mayores, familias LGTB, familias inmigrantes, de empleados españoles en el servicio exterior o madres reclusas o ex reclusas con menores. Todos estos colectivos cuentan con medidas específicas en el Plan, que además contendrá medidas de intervención para combatir la conflictividad familiar y erradicar la violencia de género o en la familia.

     En cuanto a las familias numerosas, se revisará su Ley de Protección para complementar la reforma ya en marcha para que conserven el título hasta que el último de los hijos (que no tiene por qué ser el menor), cumpla 21 años o 26 si está estudiando. Esta medida entrará en vigor con la aprobación definitiva de la reforma de la legislación de protección a la infancia, actualmente en tramitación parlamentaria.

     También se creará un grupo de trabajo interautonómico para mejorar la protección de las familias monoparentales.

  6. Coordinación, cooperación y transversalidad. 

    Incluye la mejora del conocimiento sobre las familias, con estudios, estadísticas, encuestas y de la coordinación interadministrativa. También se asegurará que, a partir de ahora, todos los proyectos normativos y reglamentos incluyan un informe de impacto familiar.

 La séptima línea estratégica es la evaluación de los resultados.