Notas de Prensa

Dolors Montserrat llama a los grupos a un Pacto de Estado para trabajar junto en temas como el avance de la sanidad electrónica

  • Pregunta oral en el Pleno del Congreso
  • La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha subrayado la importancia de que el acceso a la asistencia en todo el Sistema Nacional de Salud, “responda a los niveles de cohesión, de calidad, de equidad y de seguridad que requieren los ciudadanos”
  • El Ministerio ha validado el sistema de prescripción electrónica de recetas interoperables en la Comunidad Valenciana, por lo que ya  son cinco las que cuentan con este sistema
  • La receta electrónica está ampliamente implantada en el ámbito de cada
  • Comunidad Autónoma, de manera que supone más del 87% del total de las dispensaciones prescripciones que se realizan en el Sistema Nacional de Salud.

22 de febrero de 2017. La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, ha vuelto a hacer un llamamiento hoy a los grupos parlamentarios para alcanzar un Pacto de Estado por la Sanidad, para trabajar desde el diálogo y la cooperación en los temas que afectan a la salud de los españoles, como es el avance  de la sanidad electrónica. Ha sido en respuesta a una pregunta oral en el Pleno del Congreso.

También ha subrayado como objetivo prioritario del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, compartido con los demás grupos, que el acceso a la asistencia en todo el Sistema Nacional de Salud, “responda a los niveles de cohesión, de calidad, de equidad y de seguridad que requieren los ciudadanos”. Eso sí, la ministra ha recordado que este trabajo se hará respetando la distribución de competencias entre el Estado y las Comunidades Autónomas.

La ministra ha recordado que la Historia Clínica Digital cubre ya a 35,7 millones de personas en España, es decir, el 77,48 % de las personas con tarjeta sanitaria. En cuanto a la receta electrónica alcanza una implementación del 87 %.  “Necesitamos trabajar juntos para llegar al 100% de implementación”, ha asegurado la ministra-

CINCO COMUNIDADES CUENTAN CON LA RECETA INTEROPERABLE

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha validado el sistema de prescripción electrónica de recetas interoperables en la Comunidad Valenciana con lo que, con ella,  son ya cinco las que cuentan con este sistema. Canarias, Extremadura, Castilla La Mancha, Comunidad Foral de Navarra son las otras comunidades que ya disponen de  este sistema.

Esto supone un nuevo avance en la extensión de la interoperabilidad de la receta electrónica en el Sistema Nacional de Salud, en el que Canarias y Extremadura fueron las comunidades pioneras en su implantación y a las que posteriormente se unieron Navarra y Castilla la Mancha. Respecto a esta última comunidad, los castellano-manchegos ya pueden obtener sus recetas en cualquiera de las otras comunidades interoperables, pero las farmacias de esta comunidad todavía no han ultimado sus sistemas para poder dispensar a personas de otros territorios.

La incorporación de la Comunidad Valenciana supone que 251 centros de salud y 564 consultorios de Atención Primaria van a prescribir recetas interoperables y las 2284 oficinas de farmacia de esta comunidad van a poder dispensar medicamentos a los pacientes de las mencionadas comunidades cuando viajen a la Comunidad Valenciana.

De este modo, en el conjunto del SNS, 726 centros de salud y 2.519 consultorios de atención primaria disponen actualmente de un sistema de prescripción de recta electrónica interoperable. En cuanto a oficinas de farmacia son 4.281 las que actualmente pueden dispensar recetas interoperables, a las que se espera que se sumen las  1.275 farmacias de Castilla la Mancha.

Además, Galicia y Aragón, se encuentran en fase muy avanzada para su incorporación al sistema de interoperabilidad del SNS y se espera que sean las siguientes comunidades en llevarlo a cabo.

El objetivo final es que  los pacientes puedan moverse por todo el territorio nacional y obtener sus medicamentos prescritos en cualquier farmacia del país, independientemente de en qué comunidad hayan sido recetadas y  sin necesidad de preocuparse en sus viajes por las fechas de dispensación en las que tienen que retirar la medicación o sin tener que acudir a su médico para que les realice anticipos de la misma.

Poner en marcha este servicio requiere la ejecución de los trabajos técnicos necesarios por parte de las Consejerías de Sanidad y de los Colegios Oficiales de Farmacéuticos. La estrategia de extensión en el Sistema Nacional de Salud es hacer compatibles los sistemas de cada comunidad autónoma respetando, al mismo tiempo, los modelos propios de receta electrónica.

La receta electrónica en el Sistema Nacional de Salud es uno de los proyectos de interoperabilidad coordinado y liderado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad que, junto con la interoperabilidad de la historia clínica persigue contribuir a la mejora de la calidad y de la accesibilidad a los servicios sanitarios. Estos proyectos, apoyados con una financiación por parte de la Administración del Estado de 34,3 millones de euros en el último cuatrienio, cuentan también con el soporte de la entidad pública Red.es en la gestión de los fondos en las comunidades autónomas.

RECETA ELECTRÓNICA

En la actualidad, la receta electrónica está ampliamente implantada en el ámbito de cada comunidad autónoma, de manera que supone más del 87% del total de las dispensaciones prescripciones que se realizan en el Sistema Nacional de Salud.

Este sistema permite actualmente al facultativo, dentro de cada comunidad autónoma, emitir y transmitir recetas por medios electrónicos y al paciente obtener los medicamentos sin necesidad de portar el documento en papel que contiene y justifica la dispensación.

El médico puede programar, en una única consulta, la prescripción de medicamentos para un tiempo prolongado, lo que resulta de especial importancia en tratamientos crónicos, pues evita la carga burocrática y la repetición de consultas, ahorrando molestias al paciente. También limita el almacenamiento de medicación en el domicilio y mejora el  conocimiento de la adherencia del paciente al tratamiento. Además, la prescripción electrónica favorece la seguridad del paciente mediante la incorporación de sistemas “online” de ayuda a la prescripción, que ayudan a la detección de interacciones medicamentosas, duplicidades terapéuticas, etc.