Agua de consumo humano

El agua es fuente de vida y salud. El agua es indispensable para la vida. Su calidad está íntimamente relacionada con el nivel de vida y con el nivel sanitario de un país.

El agua de consumo puede considerarse de buena calidad cuando es salubre y limpia; es decir, cuando no contiene microorganismos patógenos ni contaminantes a niveles capaces de afectar adversamente la salud de los consumidores. Nuestro país cuenta con abastecimientos de alta calidad y rigurosos sistemas de vigilancia y de control analítico, que permiten que el agua llegue en buenas condiciones a nuestros hogares y sea consumida con seguridad. Para ello, el agua se somete previamente a un tratamiento de potabilización y a diversos controles sanitarios.

La gestión del agua presenta gran complejidad, por lo que normalmente intervienen diversos agentes, como los municipios, las empresas abastecedoras, los laboratorios de control y las administraciones sanitarias. Todos ellos velan por que el suministro de agua de consumo humano sea buena calidad, sin riesgos para la salud, fácilmente accesible y en la cantidad requerida.

Calidad del agua de consumo humano en España. Año 2013
Calificación sanitaria%
Agua apta para el consumo99,3
Agua no apta para el consumo0,7


Contacto: Para consultas sobre el agua de consumo humano, puede acceder al apartado de Preguntas más frecuentes. Si su consulta no ha sido resuelta, puede dirigirse a aguas@msssi.es

 

Si desea localizar información relacionada con el contenido de esta página, utilice el buscador